Ulrich Schnauss y el largo fin de semana en Nébula

Sin duda, lo vivido el último fin de semana quedará en la memoria de muchos. Y es que todo se fue dando de tal manera que lo que originalmente serían dos noches inolvidables, se convirtieron en tres.

Viernes 07

La primera noche, la del concierto anunciado con Resplandor, Elika, Project Skyward y Ulrich Schnauss se dio inicio pasada las 12:00 ante una razonable cantidad de público que estuvo desde muy temprano esperando la llegada de los músicos. Antes del concierto, Ulrich estuvo muy amable, atendiendo el pedido de la gente para tomarse fotos con él.

Los primeros en aparecer en el escenario fueron Resplandor (Toño y Lucho) con sus ya clásicas canciones en este tipo de eventos. Por cierto, ya debe estar próximo a salir el nuevo disco con Ana Breton de invitada en voces, y con Robin Guthrie de productor. La presentación del disco promete.

Tras Resplandor subió al escenario el dúo Elika con su propuesta Dream-Pop de bases electrónicas. Inclusive varios de los temas que presentaron los enlazaron, haciendo muy dinámica su presentación, y a la vez algo envolvente, con la apacible voz de Evagelia, a quien tuve la oportunidad de escuchar cuando hacían la prueba de sonido para la noche del domingo.

Project Skyward fue el siguiente, matizando sus dos facetas, ligadas tanto a la electrónica paisajista como a las dulces melodías Shoegaze que es en donde mejor le resultan las cosas. Ryan estuvo secundado nada menos que por Andrew Prinz, ya casi casi un caserito de Automatic Entertainment, pues como sabemos, Prinz nos visitó como líder de Mahogany y luego como colaborador de Scott Cortez en LovesLiesCrushing, con quien por cierto ha venido trabajando inclusive antes de formar su propia banda Mahogany. Esta vez, Prinz participó con su guitarra en el Proyecto de Ryan Skyward, escondido tras unas gafas negras, seguramente para no opacar a Ryan.

Y la noche se hizo un poco larga, pues no éramos pocos los que esperábamos con cierta impaciencia el plato de fondo, Ulrich Schnauss, quien puso de cabeza Nébula. Llegado ese momento me fui a verlo desde la cabina a un par de metros tras el escenario. Escuchar su música a ese nivel, en una discoteca, las luces, las imágenes de los dos proyectores y los dos plasmas que cuelgan del techo de la pista de baile, debe de haber alucinado a la gente que observaba a Ulrich desde la pista, y con las imágenes moviéndose a velocidad alrededor. Sin duda alguna, fue un lujo tenerlo en Nébula presentando uno de los mejores discos de este 2007. Pienso que no exagero. Quienes gustan de este tipo de electrónica me darán la razón. Al parecer no había lugar a improvisaciones pues todo sonó muy calculado haciendo prácticamente una réplica en tiempo real de sus discos.

Las presentaciones de la primera noche debieron haber terminado pasada las 3:30 de la madrugada tras lo cual se dio inicio al after-party, hasta el amanecer. En todo momento la pasé muy bien con algunos amigos a los que no veía desde hace algún tiempo. Aunque me sorprendió un tanto no ver alguna gente que daba por hecho que asistiría. En fin, ellos se la perdieron.

Sábado 08

La noche del sábado se armó todo el equipo de sonido afuera de la cabina, junto a la pista. El equipo incluía una consola de última generación (la que usó DJ Tiesto) con una gama de efectos más completa, además de los CDPlayer con simuladores de vinilo. También se estrenó un nuevo sistema de laser que le dio mucho más velocidad al ambiente de la pista. Y es que es otro feeling tocar de ese modo con mucho mayor cercanía al público. Ciertamente Nébula fue llenándose de a poco.

El primero de los DJs fue el argentino Pedro Moscuzza, quien inició su DJ Session pasada la media noche. Fueron aproximadamente dos horas lo que duró su extensa secuencia en donde tocó algo de electrónica argentina y Shoegaze. Inclusive algunos temas Funky con toques de electrónica, algo de Downtempo y algunos guiños con la IDM. Su set fue tomando fuerza de acuerdo a como fue llegando público. Y la razón por la que duró tanto su secuencia, se debió a que se presentó un problema en la conexión de la laptop con la que tocaría Ryan Skyward y seguramente Brian Wenckebach. Por ello Ulrich Schnauss optó por improvisar un poco con CDs. Para cuando salió Schnauss, entre el público ya se encontraba Gustavo Cerati y Zeta, además del tecladista de Soda Stereo quien se quedó hasta el final de la noche con la gente de la producción y del entorno de Cerati.

Como ya es sabido, Cerati asistió debido a su admiración por Ulrich Schnauss, quien por cierto ofreció una DJ Session cargada de mucho Shoegaze por algo más de una hora.

La visita de Cerati ya había sido acordada y por ello Nébula acondicionó un espacio para los músicos al costado de la cabina. Acabada la sesión de Ulrich, todos, incluyendo a Cerati, se fueron al lugar preparado en donde permanecieron charlando por algún tiempo. De esa conversación nació la idea de Cerati de poder apreciar el show que se había presentado la noche del viernes y repetirlo para él y sus invitados la noche siguiente, domingo, después del segundo concierto de Soda Stereo en Lima.

El sábado acabó, pienso que con un after-party mucho más logrado que el del viernes.

Domingo 09

La noche del domingo se realizó una fiesta privada con Soda Stereo en Nébula. El ingreso fue muy restringido. Valgan verdades, el after-party del sábado gustó y me pasaron la voz para tocar en los espacios entre grupo y grupo.

La noche del domingo (madrugada de lunes), se repitió todo el show del viernes con Elika, Project Skyward, y Ulrich Schanauss a quien especialmente tuve el privilegio de poder apreciarlo por segunda vez.

Cerati, Zeta y compañía aparecieron en Nébula pasada la media noche. Fue algo más íntimo. No se permitieron fotos, ni cámaras. El programa de cada grupo fue el mismo del Viernes ante un Cerati extasiado con Schnauss. Esta vez Cerati si pudo moverse libremente en la pista sin ser acosado por cámaras y celulares. De hecho la presentación de todos los músicos se prolongó hasta pasada las 5:00 am. Ya era lunes por la mañana cuando culminó. Lo que si pude notar hacia el final es que Ryan Skyward y Andrew Prinz tocaron algunos temas extras que no sonaron el Viernes. Por cierto, Ulrich Schnauss se encargó de recibir a Cerati con una muy buena selección de nuevas bandas shoegaze.

Sin duda fue un fin de semana que difícilmente podremos olvidar.

Temas:

Comentar