El electrodark no pega en el Perú

Alguien escribió por allí que en Perú nos habíamos quedado en una "cápsula de tiempo", parece que es cierto, y eso se vio reflejado nuevamente en el TOXIC FESTIVAL llevado a cabo el sábado pasado en Lima, al que apenas unas 50 se dieron cita, a pesar de que los organizadores pusieron un precio irrisorio de S/.10 y dos bandas mexicanas, Dj's y más.

A pesar de la impuntualidad del evento (el programa decía que los grupos tocaban entre 9 pm y 1 am y finalmente el primero arrancó a las 2 am) y ciertas descoordinaciones, valió la pena ver la puesta en escena del grupo Club Suicida, a quienes los nervios y cruces (el Dj del local tocó de casualidad una canción de D.A.F. cuando ellos estaban en plena presentación) jugaron una mala pasada en un inicio.

La propuesta del grupo fue interesante, presentando una música más agresiva que la de sus compañeros, también ayacuchanos, de Cadavérica, tirados más para una propuesta "light" de electrodark. Luego de Club Suicida esperaba ver al otro acto peruano Phanton Project, pero éste jamás apareció. En su lugar estuvo la ya popular transformista Frau Diamanda, haciendo gala de un buen dominio de escena y apoyándose de una proyección audiovisual.

Despues de Frau hizo su aparación el primer acto mexicano, Cold Sequence, integrado por Jordi (quien no se quitó la máscara anti-tóxicos hasta la última canción) y Lucía, delgada, de cabellos largos, piernas delgadas y minifalda negra; ambos también con una propuesta agresiva, tirada a la de Hocico.

Lastimosamente, el cansancio hizo que me retire del concierto y me perdí el show del grupo mexicano cabecera del evento, C-Lekktor, así como del set de la guapa Dj chilena de 20 años que había venido (Lady Biorganic), quien estuvo muy bien acompañada, todo el tiempo, del organizador del evento.

Las conclusiones luego de este día son las mismas que ya todos conocemos. Aquí el electrodark no pega, la gente sigue sentada pensando en que sus grandes grupos (Depeche Mode, The Cure, Morrissey...) vendrán, cuando más fácil es que la selección peruana de fútbol clasifique al siguiente mundial. Ya bien decía Ronny Moorings luego de la paupérrima respuesta a su set en el Medusa Festival "quizás esto cambie en 50 años".

Temas:

Comentar