Los "filtros", la triste marca de algunas discotecas en Perú

"Os quejáis mucho de los chilenos, pero entre vosotros los peruanos os tratáis tan mal, que parecéis enemigos unos de otros", decía una española que vivía un año en Lima. (Ardito 2004:88)

El tema del racismo y discriminación en el Perú, es un problema que lamentablemente también alcanzó a algunos de los centros de diversión limeños que promueven los géneros musicales que se discuten en este portal.
 
El otro día, me topé con un Blog escrito por Eduardo Lenti, actual Dj del Club Nébula. En ese Blog, Lenti contaba la historia de la desaparecida discoteca Bauhaus de Miraflores (en la cual él trabajó, también como Dj), a dónde fui unas dos o tres veces en sus doce años de existencia. Lenti contaba:
 
Recuerdo que la primera vez que fui a Bauhaus, todavía era 1993. En la puerta estaba Felix. Él era el filtro. O sea, se encargaba de escoger quien pasaba y quien se quedaba en la puerta haciendo el roche de su vida. Así que me acerqué con mi pantalón muy gastado y mi pelo largo suelto, con pinta subte y de llevar poco encima y escuché que Félix decía: “este no entra no?.."
 
Yo había ido a Bauhaus en sus inicios. Tengo vagos recuerdos de cómo era la discoteca. En una de aquellas noches (creo que fue en 1994), fui con un amigo, Carlos. Debe haber sido un sábado en la noche. Quisimos entrar, pero no nos dejaron. En la puerta estaba Pico, hermano de los dueños, a quien conocía de la época en que yo bajaba a la tienda de Lenti en Los Pinos para grabar algunas cosas. Sin motivo alguno, Carlos y yo fuimos "filtrados".
 
¿Racismo? No lo creo. Carlos es blanco, yo mestizo. Y creo que la mayoría de la gente que iba a ese lugar era o blanca o mestiza. ¿Habrá sido nuestra vestimenta? ¿Olvidé quizás mis Reebok en casa? ¿O ponerme un reloj Omega? No lo sé. No lo entendí, y no lo entendí tampoco porque habían otras chicas, recuerdo, a quienes tampoco dejaron entrar. Y esas chicas estaban bien vestidas (imaginando que ese quizás ese era uno de los filtros: el estar bien vestido). 
 
Nunca entendí ni acepté esas cojudeces de los filtros. Tampoco pasé el "roche de mi vida", como mencionaba Eduardo.
¿Sentirme avergonzado por no entrar a Bauhaus? ¿Por qué? ¿Era Bauhaus tan importante? En absoluto. En un negocio el que manda es el cliente, y jamás olvidaré lo que me enseñaron en el Banco de Crédito:
 
Por cada cliente que un negocio pierde, se pierden diez más.
 
Luego de aquel episodio, con Carlos nos fuimos a otro lugar. Y nunca más volvimos a Bauhaus. No pensaba dar mi dinero a un lugar que seleccionaba sus clientes de acuerdo a filtros para alucinarse un lugar "mejor". Entiendo que a un lugar público no entren personas en evidente estado de ebriedad o con algo que pudiera poner en peligro la seguridad de los asistentes, pero cualquier otra razón me parece inaceptable.
 
Bauhaus no es el único lugar al que le conocí estas perlas. El buen Chuby242 (que ahora vive en Estados Unidos) contaba algo similar de la, también desaparecida, Nirvana:
 
Recuerdo que cuando iba a Nirvana siempre íbamos con algunos amigos del barrio unos de Santa Catalina y otros del rico Balconcillo y siempre en la puerta habían los mismos filtros de siempre,  de mi mancha de 10 sólo entrábamos la mitad a los otros le decían “hoy es fiesta de socios, su carnet por favor?” cuando no existía tal carnet de membrecía. Era horrible y siempre terminábamos por no entrar, e irnos a las fiestas de TOKE A TOKE (las recuerdan?.. o al Helden a bronkearse con los metaleros.  En Nirvana a algunos no los dejaban entrar porque uno era más oscuro, o más cobrizo que otro.
 
Yo no sé si Chuby o sus amigos volvieron a Nirvana, pero si yo hubiera sabido o sufrido algo así, jamás hubiera vuelto a poner un pie en esa discoteca y hubiera recomendado a mis amigos a tampoco hacerlo (algo que sugerí a mi círculo más cercano en relación a Bauhaus, por cierto).
 
Por otro lado, los comentarios de Chuby y Eduardo me llaman profundamente la atención. Tengo la impresión que ellos comentan los hechos -al igual que muchas otras personas que escuché- como algo natural, como algo que sucede, como algo que está allí y que, aparentemente, tenemos simplemente que aceptar.
 
¿Por qué los peruanos tendríamos que aceptar este tipo de actitudes como algo normal?
 
¿Por qué agachar la cabeza o hacerse el de la vista gorda porque “a mi no me pasó”?
 
Muchos políticos tienen la aprobación de la población porque “hacen obras” a pesar de que son corruptos. ¿Es que los centros de diversión deben tener nuestra aprobación si realizan ese tipo de prácticas sólo porque pasan buena música y tienen un “buen ambiente”?
 
¿Cómo podemos esperar que el Perú crezca con una sociedad que permite este tipo de prácticas? 
 
Por motivos de estudios, en los últimos dos años he tenido la suerte de vivir en tres distintos países de Europa y jamás he visto ningún “filtro” (al margen de la gente de seguridad que está en algunas discotecas). No me imagino a los portugueses discriminándose entre ellos mismos, ni a los franceses o eslovacos. Nunca me pidieron un carné de socio, ni nada por el estilo para ingresar a un sitio. De hecho, una de las mejores experiencias de mi vida fue en Holanda. Llegué a este club para ver a Clan of Xymox en 1998. Era muy temprano, las siete de la noche. Yo estaba cansado, luego de un largo viaje desde Alemania, y no creo que haya estado con mis mejores indumentarias. A pesar de que la discoteca aún no abría, me dejaron entrar para escuchar el soundcheck. La gente del bar me invitó pan con queso holandés y café mientras veía al grupo ensayar. Algo impensable en mi tierra.
 
En 2003 fui por primera vez al Club Nébula, también con Carlos. El trato desde el ingreso fue excelente. Me gustó mucho la discoteca desde el primer instante y le guardo bastante cariño desde entonces. Luego conocí al dueño, Miguel Flores, con quien hasta ahora nos une una amistad. 
 
En Octubre de ese año Clan of Xymox tocó en Nébula y luego en el desaparecido Ambassador. Carlos, otro amigo y yo fundamos Namur Producciones e hicimos posible ese y otros conciertos.
 
Las vueltas que da la vida: Cuando con Namur llevamos a Melotron a Lima, desde Bauhaus nos ofrecieron la discoteca para alguna actividad, como por ejemplo, la conferencia de prensa. Obviamente mi respuesta fue: No. Nos sentíamos a gusto con Nébula y no había razón para llevar a los artistas a otra discoteca cuando fue Nébula quien nos apoyó desde un inicio. Y tampoco me cuadraba la idea de colaborar con un lugar que practicaba lo ya antes mencionado.
 
Cuando The Frozen Autumn llegó a Lima, me enteré que los invitaron a Bauhaus, pero, nuevamente, nos encargamos de que no fueran. Primero, no queríamos. Segundo, no me parecía correcto habida cuenta que Nébula colaboraba y co-organizaba el recordado “Medusa Festival”.
 
No sé porqué escribí todo esto hoy. Quizás porque me enteré que Bauhaus podría reabrir, pero con otros dueños. Si es así, ojalá que tomen en cuenta algo de lo que he escrito aquí: Quieran a sus clientes. Ellos son lo más importante. 
 
Espero que esa cuestión de los "filtros" sea cosa del pasado (por lo menos en las discotecas Wave)
 
Yo, por mi lado, espero con ansias ir a Nébula cuando regrese al Perú.

Temas:

Comentarios

Me parece q ese filtro también aplicaba Bauhaus en la decisión de entregar a determinadas personas el bendito carnet de socio. Lástima

Lo más curioso de todo es que estas discotecas, que de por sí ya tienen menos público (el porcentaje de gente que escucha New Wave, Indie o Gothic es mucho menor que aquellos que escuchan Merengue o Reggaetón) que otras, vengan con estas estupideces.

Otra cuestión que he podido constatar es que muchas personas que fueron "filtradas" en algún momento, regresaron. En el [url=http://facebook.com/listadark]Facebook de listadark[/url] alguien escribió lo siguiente: "...pase muchos buenos momentos allí (en Bauhaus) con mis amigos. Efectivamente existia ese tema de los filtros, y en la primera vez q cai por ahí fui filtrado pero nos quitamos con la mayor naturalidad y a la siguiente que fui entre normal sin mayores paltas y de ahí en adelante iba por lo menos una vez por semana". Esto me parece, personalmente, una falta de amor propio. Si vas a un lugar y no te dan el servicio que esperas simplemente no deberías volver más (al menos, esa es mi idea).

En fin, creo en todo caso que esto de los filtros es cuestión del pasado, al menos en las discotecas [i]Wave[/i]. No he escuchado que en alguna de las discotecas o bares donde pasen la música que nos gusta, en la actualidad, sucedan estas cosas.

Ese tema de los "filtros", que mencionas, a mi parecer ya no se da. Es màs creo que actualmente en las discotecas que existen de ese estilo musical (Nèbula, The Blood y Mao Bar) deberìan poner mayor atenciòn al momento de dejar ingresar a personas que se encuentran ebrias, muchas veces he sido testigo de peleas y actitudes que ponen en riesgo a las personas que vamos a estos lugares.
En bauhaus, personalmente me divertì mucho y nunca tuve ningùn problema, yo fui desde el 97 hasta que cerrò y me parece que en esa època no existian esos filtros.
La nueva discoteca que abrirà no es de los antiguos dueños, asì que no creo que tenga la misma forma de ser manejada, ni el mismo estilo musical.

(B) Cada uno se va a la quiebra como quiere
en Lima las discos no valen nada y desaparecen siempre
creo que le damos demasiada importancias a lugares que con los años luego te acuerdas que eran antros

al señor de namur producciones

es cierto BAUHAUS ha vuelto, pero con otra optica, ( y otro dueño, esta ves es solo uno el dueño )
re-aperturó ( q no es lo mismo q re-inauguró ) el sabado 11 de junio del 2011 reventando totalmente y mucha gente se quedo fuera pero solo por un tema esctrictamente de espacio, pues nuestra capacidad es para 300 personas comodamente, estamos ya en la tercera semana de funcionamiento y no hemos tenido quejas de " filtros " porq YO no estoy de acuerdo con eso, todos son libres de entrar ( siempre y cuando le gusta la musica de bauhaus, imaginese a un salsero pidiendo al dj algo del gran combo... ) el ingreso es libre hasta la media noche y despues 10 soles o 15 soles, cualquiera puede pagar eso asi q no hay discriminacion para nadie, la semana pasada fue la inscripcion para el carnet de socio y afuera no quedo nadie.
asi que espero q cuando venga por lima se de una vuelta por mi local, q desde la puerta se le tratara muy bien, como a TODOS los q han ido desde la re-apertura hasta la fecha

josecarlos del rosario moran
gerente de marketing BAUHAUS
Nextel 418*8787

Nunca regresaría a una discoteca si me filtran aunque sea con el floro que es una fiesta, evento o concierto privado. Nada! Repudiable!

Yo fui a Bauhaus entre el 94 y 97 y nunca fui objeto de ningun filtro, la verdad que recuerdo y extraño mucho esa epoca ya que me diverti mucho con la excelente musica y el buen ambiente que existia.

Comentar