OFF Festival 2010: Día 1

La llegada

Cerca del mediodía del viernes 6 de agosto llegamos al lugar destinado para acampar, luego de tomar un bus en las proximidades de la estación de trenes de Katowice. Aunque era un día soleado, nubes negras se veían a lo lejos y hacían presagiar una lluvia inminente.

Para ingresar a la zona de camping tuvimos que esperar al menos hora y media, ya que unas doscientas personas aguardaban también su turno. El motivo de la demora se debía a que todas las personas debían ser revisadas por personal de seguridad para asegurarse que nadie llevara alcohol o cualquier objeto peligroso. En la entrada firmamos un documento en el que nos comprometimos a respetar las reglas del camping y se nos dio un brazalete de color plomo. Había una cola para los “foreign guests” (invitados extranjeros), y más de uno se sorprendió al ver gente de Perú en el festival. También encontramos personas de Francia, Eslovaquia e Inglaterra, aunque seguro habían de otros muchos más países.

Camping OFF Festival 2010

Cuando estábamos a punto de instalar nuestra carpa lo que temíamos se hizo realidad. Una fuerte lluvia (del tipo de lluvias que se sienten en la sierra del Perú) cayó e impidió que pudiéramos continuar con el trabajo. No nos quedó otra que colocar rápidamente nuestras mochilas debajo de la carpa y esperar a que pase el vendaval. Para aprovechar el tiempo, fuimos a la entrada del festival a recoger nuestros pases. La entrada se encontraba a aproximadamente un kilometro a pie de la zona de camping.

En la entrada correspondiente a “Media” se nos pidió un documento de identidad y se nos consultó de qué medio veníamos. Nos dieron dos brazaletes, un amarillo y uno naranja. El primero nos acreditaba como prensa y el segundo para realizar fotos. Ambos nos daban acceso a todos los sectores del festival,
incluyendo el backstage.

La conferencia de prensa

Aunque había una conferencia de prensa prevista para las 14h00 ésta se retrasó por la fuerte lluvia que
estropeó algunas conexiones eléctricas. En todo caso, todo volvió a la normalidad y a las 15h00 comenzó la rueda de prensa en la que estaban presentes Artur Rojek (izquierda en la foto de abajo), el creador y organizador del OFF Festival así como un representante del mBank (el principal auspiciador del evento) y el alcalde de la ciudad de Katowice.

Artur Rojek

La presencia de éste último no era improvisada: En el 2016 Polonia es el país europeo que deberá elegir cuál de sus ciudades recibirá el título de “Ciudad Europea de la Cultura”. Muchas ciudades polacas están pugnando por este honor, entre ellas Katowice. Así, el apoyo de esta metrópoli al festival no es desinteresado: Tener un festival de la envergadura del OFF en Katowice (sumado a los otros eventos ya existentes en la región de Silesia) le da mayores oportunidades de alzarse con el título.

La totalidad de la conferencia de prensa se realizó en polaco, así que tuvimos obvios problemas para comprender. En todo caso, hicimos una pregunta a Rojek, en relación al futuro del OFF en cuanto a los costos, esto debido a la gran diferencia con otros festivales de Europa (tener acceso a los tres días del OFF cuesta en promedio 4 a 5 veces menos comparado a festivales como el Primavera Sound Festival, Roskilde o Wertcher). Rojek respondió que el apoyo de la ciudad y de los patrocinadores son determinantes para seguir manteniendo precios razonables para el público. El organizador del festival también aprovechó para destacar la presencia numerosa de medios de otros países: “Este año tenemos medios de muchos lugares, incluyendo de países lejanos como el Perú”, dijo. Antes de la conferencia recibimos un libro con el programa y biografía de las bandas que tocaban en el festival así como otra información de interés.

Baaba, Fennesz, Lenny Valentino, The Fall, Tindersticks, Trans Am y Szelest Spadających Papierków

Los conciertos. El OFF Festival es sin duda alguna una gran escuela. Si cuando llegué apenas conocía a Lali Puna, The Radio Dept., The Fall, Dinosaur Jr. y Mouse on Mars, al final descubrí artistas realmente valiosos y que muchas veces pasan desapercibidos por la falta de promoción o ¡simplemente porque no tocan en inglés!

Aunque el primer concierto del festival se dio a las 14h00 nosotros no vimos el primero sino hasta las 18h50, esto debido a que luego de la conferencia de prensa tuvimos que regresar a la zona de camping a instalar la carpa.

En el festival se habían instalado cuatro escenarios: el “Escenario mBank”, el “Escenario Lésna” (el primero más grande que el segundo y ambos al aire libre y con capacidades similares, al menos 10 a 15 mil personas en cada uno), el “Escenario Experimental” y el “Escenario Trójka Offensywa” (ambos en locales cerrados y para unas 1000 a 1500 personas aproximadamente).

Escena mBank OFF Festival

El primer grupo que vimos fue Baaba, un cuarteto polaco cuya música es difícil definir aunque podríamos situar entre el jazz, el ska y rock. Al igual que otros grupos que veríamos en las siguientes horas y días en el Escenario Experimental, la presentación no pasó de los 45 minutos. Luego de Baaba fuimos a comer algo a la zona correspondiente en la que uno debía comprar cupones a 2 “zlotis” cada uno (1zl tiene casi el mismo valor que un nuevo sol) los cuales intercambiaba luego por cerveza, hot-dogs o papas fritas.

A las 20h30 volvimos al Escenario Experimental para ver de cerca a uno de los artistas más esperados del día: el austríaco Fennesz. El músico, vestido con un saco negro a rayas, un polo negro y un pantalón a rayas, interactuó muy poco con el público, pero eso no fue obstáculo para que los sonidos y melodías que emanaban de sus dos compañeras, una Mac y una guitarra, tuvieran en trance al respetable durante casi toda la totalidad del show. Si eres fan de Slowdive (en la etapa del “Pygmalion”), de Brian Eno o Loveliescrushing, escuchar a Fennesz es una tarea obligatoria.

Fennesz

Fennesz

Poco después tuvimos la suerte de ver a Lenny Valentino, el grupo liderado por Artur Rojek, organizador del festival. Con solo un disco publicado a la fecha (Uwaga! Jedzie tramwaj - disco considerado por los críticos como uno de los mejores trabajos del siglo actual en Polonia), la banda fue una de las más esperadas durante el primer día. Su música, mezcla de ethereal-noise y psicodelia fue, sin duda alguna, una de las más gratas sorpresas de este festival.

Minutos después nos trasladamos al segundo escenario más grande del festival, "Scena Lésna", para ver al legendario grupo The Fall. La presentación de la banda liderada por Mark E. Smith (el vocalista y único miembro original de The Fall) fue bastante correcta, con devotos fans en primera fila que no se cansaban de saltar y gritar ante las muecas y gestos de Smith, quien cantaba con dos micrófonos y no dudaba en meterse los dedos a la nariz delante de su (nueva) esposa, la joven tecladista Elena Poulou. El concierto acabó a las 23h50 en un punto, y Smith se marchó del escenario sin despedirse de su audiencia, algo que no debería extrañar a nadie.

The Fall

Cerca de la medianoche tuvimos la oportunidad de ver a Tindersticks, banda inglesa que recientemente se unió a 4AD. Tocaron en un momento preciso: luego de un día agitado y más de diez horas en actividad, nosotros (y creemos que todos) necesitábamos de algo que nos relaje, y eso es Tindersticks: una voz grave e intensa y melodías que recuerdan a Red House Painters o Low.

Tindersticks

Lo que vendría después serían dos de los grupos más bizarros que hemos visto. Regresamos al Escenario
Experimental para ver nada menos que a Trans Am el trío norteamericano que sitúa su música entre el “funk, metal y german pop”. Fue uno de los conciertos más intensos que he visto en un lugar no tan abarrotado como para Fennesz (era muy tarde, casi la una y media de la mañana) pero con una aceptable cantidad de público. Además de las melodías vertiginosas, la batería hipnótica y las guitarras estridentes era un espectáculo ver al bajista y vocalista de la banda con su ropa ceñida (y look que recordaba a Marc Almond a inicios de los ochenta) además de sus ademanes.

Trans Am

Cerca de las tres de la mañana tocó la banda polaca Szelest Spadających Papierków (el grupo con el nombre más fácil de pronunciar del festival), con casi treinta años de carrera (si bien se separaron durante un buen tiempo y no volvieron a reunirse hasta 2008). Creo que los oídos de los pocos que estábamos allí fueron torturados minuto a minuto con el contrabajo eléctrico y los sonidos (no-música, como ellos afirman) de 8-bit-retro generados por una consola de Nintendo conectada a un generador que los distorsionaba. “No hay melodía en lo que hacemos, es un tránsito cibernético sólo para los más corajudos en este mundo” dicen ellos. Les creemos.

Szelest Spadających Papierków

Fotos: David Sánchez

Galería de fotos del OFF Festival 2010

Temas:

Comentar