Antes que anochezca, The Ocean Blue en Lima...

Hola amigos y amigas, había oído infinidad de veces -como ustedes,seguramente- muchas canciones de The Ocean Blue en discotecas y en mi casa pero nunca la audición es igual que tener al grupo a la vista.

Como dice el dicho popular, "al gallo se le ve en la cancha". Hay cosas que no había reparado al oir su música en casa o discotecas.

The Ocean Blue demostró ayer ser un grupo muy cuajado y con una gran experiencia. Muy sencillos en el trato con un público que abarrotó el local delRajatabla, y una entrega del grupo que fue notable. Público de todas las edades llenó el local, gente muy joven, como también ya mayores de 35 juntos perdidos en medio de la música, y coreando las canciones que reconocía.

Bien escogida la música a bajo volumen previa al inicio del concierto. Resplandor abrió fuergos e hizo un buen papel de telonero si bien habríauna sorpresa de ellos para el final del concierto a la que me referiréluego.

David Schelzel salió vestido de camisa negra y pantalón blanco. Arrancó el concierto con "Mercury" y tras esa canción cerca de 20 canciones más enalrededor de 2 horas de muy buena música entre canciones del grupo ycovers ya mencionados por otras crónicas de esta lista.

El concierto se  cerró con "Between something and nothing" con ese notable "solo" de lasegunda guitarra y el acorde de guitarras que le sigue que haceexplosionar la canción y que es previo al final de la canción, y un remate no esperado con un buen cover de "There is a light that never goes out",en la que The Ocean Blue fue acompañado por Luis, segunda guitarra deResplandor.

Muy bien Schelzel en su solo cover de "Eyes without face" de Billy Idol.

Sí, quedaron muchas canciones por tocar pero nunca el tiempo alcanza para todo lo que uno quiere oir. Me costaría mucho acordarme de cada una de lasque sonaron anoche ya que la cerveza hacía su parte en intensificar unossentidos mientras se van perdiendo facultades. Complicado fue el intento de sacar fotografías con celular ya que un tacho de luz blanca a pocadistancia del suelo dirigido al público era casi permanente. 

Quisiera solo mencionar un par de cosas que me quedaron más claras aloírlos anoche. La primera, la importancia fundamental de la segunda guitarra para la música de este grupo; el guitarreo es del vocalista  Schelzel, que mayormente -creo- acompaña a la segunda guitarra. Lasegunda, la fuerte influencia de The Beatles, U2 y The Smiths en sumúsica.

Ayer un amigo me decía que "era más fácil que venga U2 o Morrissey a Lima antes que The Ocean Blue." Me sonó la idea rara, ya que los costos de U2 o Morrissey serían infinitamente mayores que con The Ocean Blue, pero encierto sentido es verdad que es "más fácil" en la teoría que vengan otros grupos y no The Ocean Blue.

Fue una noche mágica y memorable por la calidad de este grupo para estas costas a las que no llegan muchos grupos como éste. Felicitaciones a los organizadores (que dejaron de vender cerveza minutos antes de las 12 de lanoche, para dolor de muchos, me incluyo, pero "afortunadamente" faltaba poco para que terminara el concierto).

Un rato más tarde recalé en Nebula y en un momento hicieron sonar "Between  something and nothing" y la verdad ya no sonaba igual, ya no era igual.Sí, pues, es la sensación que deja siempre el haber oído a un grupo frente a frente. 

Etiquetas:

Temas: