The House of Love - The House of Love Deluxe Edition

House of Love - Deluxe 3CD

Pocas son las bandas o solistas que tienen la habilidad de trascender  los hits que casualmente los llevaron a las puertas de la fama, muchas si no han caído luego de aquella primera chispa de genialidad (o de estupidez, dependiendo del genero), pronto ven menguada su creatividad o sufren un encasillamiento que los devuelve a las arenas del olvido.
 
Sin embargo este no es el caso de The House of Love, la banda inglesa formada en 1986 conto con el genio creativo del guitarrista, cantante y compositor Guy Chadwick  y el respaldo del también guitarrista y voz Terry Bickers, quienes fueron el núcleo que rápidamente permitió al grupo saltar a la fama en el Reino Unido y otros países de Europa, como una de las principales bandas de indie rock de culto.  
 
Sin embargo, su separación llegaría prematuramente en 1989, tras varios problemas internos, constantes cambios en la alineación y la pobre recepción de la crítica y el público a sus más resientes trabajos, finalmente Chadwick admitiría su derrota y disolvería The House of Love.
 
A pesar de eso, y tras varios encuentros y reconciliaciones entre los ex integrantes, la banda se juntaría de nuevo en el 2003, contando en la alineación con Guy Chadwick, Terry Bickers, Pete Evans y Matt Jury, pero su regreso no estaría marcado hasta el 2005 con el lanzamiento de “Days Run Away”, que devolvería al grupo a la escena internacional.
 
Pero no es de este álbum del que hare un review, (sí, este es un review, disculpen la demora) sino de la edición especial homónima de 3 discos lanzado este pasado 2012, The House of Love Deluxe Edition, por el sello discográfico independiente Cherry Red.
 
Para empezar diré que este disco es un paso obligado tanto para los fanáticos acérrimos de la banda como para los que recién se topan con ella (como es mi caso), ya que es un compilatorio de los temas grabados con su primera disquera Creation Records entre 1986 y 1988 (y he aquí la razón de la larga introducción) , con no solo los hits más representativos (clásicos como “Shine On”, “Christine” y “Destroy the Heart” aparecen no solo en sus versiones de estudio) sino con temas que dibujan claramente el estilo de The House of Love, muy aparte de su éxito comercial.
 
Por otro lado la inclusión de versiones en vivo y rarezas, no hacen más que enriquecer la experiencia, además que da mayores razones a los fans (que probablemente ya tienen todos los discos anteriores) de adquirir el album no solo por el simple afán coleccionista. Pero vamos por partes, o mejor dicho, vamos por discos.  
 
El primer disco abre con la versión de estudio de “Cristhine”, uno de los temas más exitosos del  primer álbum homónimo de la banda, y es que estamos frente a una edición de The House of Love remasterizado, con algunos agregados como la versión demo de “Cristhine” y “Shine On”.
Para aquellos que recién se familiarizan con el grupo no hay mejor introducción que esta, sonidos psicodélicos, guitarras melancólicas y voces fantasmales, una joya para a los amantes del rock ochentero, que encontraran en The House of Love una banda realmente representativa del genero con su toque personal.
 
“Hope” llega como un atardecer, con una melodía emotiva pero no necesariamente triste que nos aleja de la melancólica Cristhine, “Road” por otro lado parte con una guitarra y un bajo con actitud, ese sabor rebelde de chaqueta de cuero tan característico de los 80`s se hace presente en este tema con un Chadwick retador y despreocupado, manteniendo si bien con un poco de más suavidad la misma actitud en “Sulphur”.
 
“Man To Child” es en definitiva un cambio radical, con melodías suaves y un Chadwick que le pregunta a Dios donde está el amor, “Salome” por otro lado llega con una batería que nos arranca de cuajo esa sensación triste y ensoñada,  para luego volver de nuevo con “Love In a Car”, fugaz y etérea.
 
“Happy”  entra sorpresivamente con actitud, con estrofas casi fraseadas y guitarras vertiginosas, mientras que “Fisherman’s Tale” y “Touch Me” nos evocan a un viaje tranquilo por una carretera desierta, para cerrar con las versiones demo de “Shine On” y “Cristhine” que cuentan con la voz femenina de Andrea Heukamp, que acompañara el resto de temas del álbum.
 
Probamos entonces el segundo disco, que se abre con un sabor más  indie por el tema “Shine On”, perteneciente al disco “The Creation Recordings”, le sigue “Love” tema solo instrumental más influenciado por sonidos modernos pero que no pierde sus raíces ochenteras, “Flow”, “Plastic” y “Nothing to Me” por otro lado nos traen de vuelta al viejo House of Love, mientras que “Real Animal” nos atraviesa rápida, vertiginosa y psicodélica.
 
“On The Hill” es probablemente el tema más curioso de todo el álbum, ya que la voz no recae en Chadwick sino en Andrea, “Loneliness Is a Gun” y “The Hedonist” nos traen más al sonido indie, mientras que “Welt” reflexiva  y tranquila nos llevan con delicadeza hasta “Destroy the Heart” rítmica y con guitarras protagonistas, “Blind” y “Mr. Jo” nos devuelven finalmente al sonido despreocupado característico de la banda.
 
El disco también cuenta con las versiones extras en vivo de los temas “I Don`t Know why I Love your Like I Do”, “Love in a Car”, “Destroy the Heart” y “I Wanna Be your Dog”, además del demo de “Destroy the Heart” y una versión alternativa de “Shine On”.
 
Finalmente el tercer disco, que probablemente será la delicia de los fanáticos de la banda, trae múltiples reversiones y demos originales de los temas anteriormente mencionados, como para cerrar el banquete ochentero.
 
Recomiendo sin embargo para aquellos que no son tan fans de la banda o la música de los ochenta no escuchar los discos de corrido, ya que resultaría excesivo y hasta podrían sonarle casi todas las canciones igual (tal y como me paso a mí al principio), denle a cada tema su tiempo, saboréenlo con tranquilidad e inclúyanlo en su colección de discos, un lugar que estoy segura, se merece.
        

Temas:

Comentar